La seguridad es primordial en el ciclismo de carretera. En ocasiones anteriores te hemos dado algunos consejos sobre cómo mantenerte seguro en la carretera, como usar luces y ropa con detalles reflectantes, así como estar siempre alerta a lo que sucede a tu alrededor, actuando con precaución como si otros vehículos o los peatones no podían verte.

Nuestra seguridad a menudo depende de nuestra propia habilidad. Gracias a los siguientes tres ejercicios técnicos podrás mejorarlo, ganando confianza, y por tanto seguridad, sobre la bicicleta de carretera. Busca una calle o calle tranquila con poco tráfico para practicar, especialmente si eres principiante. Estas son las tres habilidades técnicas en las que trabajaremos:
  1. Frenar con fuerza sin caerse ni patinar
  2. curvas cuesta abajo
  3. Cabalgando fuera de la silla de montar

FRENANDO CON FUERZA SIN CAERSE NI PATINAR

En caso de emergencia (apertura de la puerta de un coche, paso de peatones, frenada de otro ciclista delante de nosotros), y sin otra opción, debemos frenar fuerte con los dos frenos, especialmente el delantero, que es donde más frenamos. energía. Pero ten cuidado, si frenas demasiado fuerte puedes volar por encima del manillar y/o hacer que la rueda trasera patine.

¿Cómo evitar caerse? Mueve tu peso hacia atrás, colocando tus glúteos detrás del sillín. Cuanto más fuerte frene, más atrás debe moverse.

¿Cómo evitar que la rueda trasera patine? Hay dos opciones:

  1. Tire hacia arriba de los pedales automáticos, lo que hace que la rueda trasera rebote en la carretera.
  2. Suelte ligeramente la palanca del freno y vuelva a apretarla para evitar que la rueda trasera se bloquee.

La bicicleta debe estar lo más recta posible para ambas técnicas y no debe haber polvo, arena, piedras o cualquier otro elemento que pueda hacernos derrapar. Todo cambia cuando llueve. Aquí hay más información sobre cómo conducir en condiciones húmedas.


 

CURVA CUESTA ABAJO

No pretendemos ser Nibali en su camino a ganar el Giro di Lombardia 2015, pero saber posicionar nuestro cuerpo para distribuir el peso correctamente es fundamental para tomar las curvas con seguridad. En la bajada del italiano podemos ver tanto las técnicas del punto anterior como la de este punto.


Sin embargo, no olvidemos que no estamos en una carrera. Hay otros vehículos en la carretera, debemos permanecer en nuestro carril y no se nos permite ingresar al carril contrario al tomar una curva a menos que sea absolutamente necesario para evitar un accidente o una caída.

Comencemos con la posición del cuerpo. La pierna interior debe estar arriba, con el pedal a las 12 horas, y la pierna exterior debe estar abajo, con el pedal a las 6 horas. Si abres la rodilla en el interior de la curva, desplazas tu peso hacia adentro y creas resistencia al viento, lo que te ayuda a tomar una curva o a corregir la línea de la curva.

Cuanto más bajo sea su centro de gravedad, mejor podrá manejar la bicicleta. Por ello, en los descensos es recomendable circular con las manos en los desniveles (con un dedo siempre tocando la maneta de freno) y doblar el torso hacia abajo. De esta manera también distribuyes el peso de tu cuerpo entre ambas ruedas, lo que te da más agarre y estabilidad.

Anticípese a las curvas frenando con anticipación. Puedes utilizar las dos técnicas del primer punto si es necesario. Siga mirando hacia adelante para ver cómo se ve la curva. Posiciona tu cuerpo, afloja los frenos ligeramente para alinearte mientras miras hacia adelante para ver si hay obstáculos en el camino o cambios en la curva para ajustar tu posición en la bicicleta.

Tenga cuidado cuando comience a pedalear fuera de la curva si la bicicleta todavía está inclinada. Al bajar la pierna interior, es probable que toque la carretera con el pedal, su rueda trasera salte y pierda el contacto con el suelo y es probable que se caiga como lo hizo Pavel Sivakov en el Dauphine en 2020.

Alternativamente, si aplica fuerza con su bicicleta aún inclinada, es posible que la rueda no tenga suficiente agarre y termine patinando como Richie Porte en 2015.

Esta técnica debe practicarse en las bajadas que ya conoce, preferiblemente en buen asfalto y con poco tráfico. El objetivo es volverse menos rígido, soltarse y ganar confianza, un aspecto clave en los descensos; se adquiere con el tiempo y se puede perder en un instante.

 

SALIR DE LA SILLA DE MONTAR

Acabas de salir de la curva y necesitas algo de potencia extra para acelerar. La mejor manera de hacerlo es bajarse del sillín para ejercer más fuerza sobre los pedales. Hacer esto correctamente es fundamental no solo para recuperar el impulso en un descenso o un sprint, sino también por razones de seguridad y comodidad sobre todo.

Comencemos con tres consejos:

  1. Antes de bajarse del sillín, coloque las manos en el manillar y sujételo con fuerza. En un manillar de carretera, agárrate de los capós o de los bajos. En un manillar plano, sus manos deben sujetar los puños del manillar. No te bajes del sillín a menos que tengas un buen agarre y ten cuidado si llueve o hace frío, de lo contrario acabarás como Geraint Thomas en el Tour de Romandía



  2. No se recomienda agarrar el manubrio por el medio. Pierdes estabilidad y control para equilibrar o mover la bicicleta.

  3. Antes de bajarse del sillín, cambie a una marcha más alta para obtener más resistencia cuando ejerza fuerza sobre los pedales. Si tu cadencia es demasiado alta, estás usando la marcha incorrecta y no aplicas fuerza, puedes perder el equilibrio y tener un accidente o, como mínimo, una sorpresa desagradable. Si desea obtener más información sobre cómo usar los cambios de bicicleta, encontrará más información en esta publicación.

Sujete firmemente el manillar y cambie a la marcha correcta: ¡compruébelo! Ahora, ¿cómo salimos de la silla de montar? Cuando tenga la pierna delantera (pierna derecha si es diestro, pierna izquierda si es zurdo) entre las 12 y la 1 en punto del reloj de carrera del pedal, levántese ligeramente del sillín hacia adelante y use la pierna como apoyo (junto con las manos) para ponerse de pie sobre los pedales. Usa tus brazos para equilibrar la bicicleta mientras sigues pedaleando.

Le resultará difícil bailar rítmicamente con su compañero de dos ruedas al principio. La sincronización requiere tiempo y práctica, pero eventualmente podrá hacerlo automáticamente. Encontrarás tu propio estilo. Hay ciclistas a los que les gusta aplicar mucha fuerza, a baja cadencia, y hay ciclistas como Alberto Contador, famoso por su forma de bailar encima de la bici:

Al cambiar la posición del cuerpo, puede relajar los músculos y descansar las nalgas, lo que hace que el viaje sea más cómodo. A veces ganas más control y seguridad, por ejemplo, para frenar con fuerza y ​​amortiguar los baches o evitar los baches saltando como un conejo. Finalmente, cuando vas cuesta arriba o haces sprints, puedes usar toda la fuerza de tus piernas.